dimarts, 21 d’octubre de 2014

Desahogada



Un peso menos, una cosa menos en la que pensar supongo, en estas cosas nunca sabes lo que puede pasar, pero de momento lo intentaremos llevar con la mejor sonrisa en la cara y yo por lo menos siendo sincera conmigo misma.

Se mis sentimientos, se lo que siento, no es confuso, no lo es porque lo acepto, lo asumo y vivo con ello, por lo menos ahora, ha sido un mes y algo muy raro. Pero ahora las cosas están dichas, eh y sin mierdas de por medio que eso es lo que importa.

Hoy ha sido un paso más. ¿Será hacía delante? Esperemos que sí.

Supongo que hay cosas que descarto, que mejor no pensar, que mejor no porque me harán daño, es comprensible y normal, no soy idiota.

Pero hoy estoy bien, mañana ya se verá. De momento hay preguntas contestadas y eso es lo que me importa.

No se, han cambiado los aires y los recuerdos duelen menos.

dilluns, 20 d’octubre de 2014

Y derrumbarán el castillo verde.



Y derrumbarán el castillo verde.

Nunca debí dejarlo entrar, el principe rojo no era más que el color, rojo, sangre, caos, se adueñó de mis tierras, del palacio, de mi gente, de mi.

Prometió el cielo, y nunca vi en sus ojos otra cosa, pero porque sabía camuflarse bien, no se, quizás sea porque me perdía en su mirada y me hacía sentir vulnerable.

Me lo dio todo, tenía incluso mi corona, y nuestro castillo propio, pero al final me quitó hasta lo más profundo de mi ser, rompió mis murallas, quemó mis reinos e invadió mi intimidad, dejándola al alcance de cualquiera.

Lo peor de todo es que ni siquiera participé en esa guerra. Me dí cuenta tarde, y el castillo verde se convirtió en escombros y cenizas.