dijous, 27 de novembre de 2014

Cuando solo necesitamos tiempo de descanso, de paz, de desconectar de todo, de irnos a la mierda un rato, de beber hasta perder el sentido, de no oír las putas agujas del reloj ni de saber cuánto tiempo está pasando.

Mi cabeza está como un día de resaca, llena de pensamientos borrosos, llena de mierda, llena de mierda a rebosar, podría escribir un libro solo contando como me siento pero no sacaría nada en claro, son pensamientos absurdos y bipolares.

Solo me dan ganas de aislarme del mundo, de coger una botella de buen bourbon y quedarme perdida en mi cabeza.

Nunca he sido de aguantar la presión bien, de verdad eso se me da de puto culo, y lo único que hago es dejar que la mierda me coma, tengo esa sensación, nunca he sido de hacer las cosas bien, y al final haré algo que moleste a todos y boooom... A tomar por culo el saco de tierra.

Y me siento como un puto escritor borracho, en medio de un ataque de vida y de quererse morir a la vez. Y todo por dejar que el tiempo lo decida todo por mi.


Y no se, no paro de pensar en esa máquina de escribir. Está rota y vieja, pero quizás pueda repararse.

divendres, 21 de novembre de 2014

Sí, quiero.

Que bonita está la novia yendo al altar.
¿Está seguro el novio de casarse con ella?

¿Y todos estos invitados?¿Alguien se conoce entre si?

-Cierra la boca, que no queremos que pase nada extraño- Pero si sabemos que la situación es extraña entre si.

¿Estás seguro de que quieres ver a la novia llegar al altar?

Quien pudiera imaginar que ella sería tan valiente (Cobarde), pobre del champagne que moje sus labios (Y los tuyos).

Y yo soy, sencillamente el que puede girar la rueda de este maravilloso drama llamado destino.

¿Has escuchado a esa multitud de invitados murmurando?

¿Estás seguro que quieres oír el "Sí quiero" de su boca? (Sí, quiero).

¿Desvelamos la trama?¿Giramos la rueda?

Que guapa va la novia disfrazada de buena mujer... Y que elegante va el novio vestido como un ignorante.

dimecres, 19 de novembre de 2014

El curso natural de un fracaso.

Gracias Karma, por demostrarme otra vez que nunca fallas, que las injusticias son tu especialidad y que a todo cerdo le llega su San Martín.

Llamadme mala persona, pero dios, se siente tan a gusto... Como ya dije, esto es mejor que un polvo.

Y cuando piensas que nunca va a llegar, te da un zapatazo en la cara y una lección de moralidad, y yo mientras me sentaré a ver como suceden las cosas y caes en picado. ¿Qué trágico no? Pero es poética dramalidad.

Es el curso natural de un fracaso, una historia corta que ya estaba escrita, algo que está destinado a perecer, lo sabemos, te creiste valiente al pensar que era la decisión correcta, quisiste abrir los ojos y dar un paso adelante, cuando en verdad los cerraste para saltar a un acantilado con un fondo realmente profundo, pero no lo suficiente para morir.

Y puedo llegar a asegurar que pasarás de ser el dueño a ser el juguete.

divendres, 14 de novembre de 2014

Ni puta idea de qué poner de título.

Se escribe mejor con lágrimas en los ojos, con los sentimientos rotos y el corazón en el puño. A nadie le interesa leer sobre quién es feliz y pocas veces se han escrito libros sobre eso.

Las palabras salen mejor con sangre de por medio, quizá sea así nuestra forma de afrontar el dolor, ya que gritarlo a los cuatro vientos sería admitir una derrota.

Somos cobardes, miedosos y vulnerables, y ni siquiera nos importa, el dolor algún día nos hará más fuertes, pero mientras nos dedicamos a autodestruirnos, y admitamoslo, nos gusta.

Podríamos cambiar el rumbo, pero se está tan bien en nuestra zona de confort que de momento ni lo pensamos,

dilluns, 10 de novembre de 2014

Rectificando.

Me rectifico, solo son días los que te sientes mejor, igual que hay días que quieres que te trague la tierra. No lo llevas bien, no, para nada, todo vuelve, y quizás solo quieras resignarte y no hacer nada hasta que estés mejor, quizá es que NO QUIERAS estar mejor, porque añoras esa tristreza y te gusta, te gusta destruirte, te gusta destruir a los demás, odias estar bien, no crees que sea tiempo de estar bien aunque lo quieras a rabiar.

Y cuesta tanto empezar, cuesta tanto olvidar... Que estoy por darme un cabezazo en la pared.

Ni siquiera quiero ánimos, ni siquiera quiero un "Todo va a ir bien", no quiero promesas, simplemente no quiero nada de nadie, solo que termine ya todo.